Delitos contra la Hacienda en el ámbito militar

Si te investigan por este delito. Llámame lo antes posible.

Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Delitos contra la Hacienda en el ámbito militar

Si te investigan por este delito. Llámame lo antes posible.

Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Delitos contra la Hacienda en el ámbito militar

El Código Penal Militar regula en el Título V los delitos contra el patrimonio en el ámbito militar, comprendiendo los artículos 81 al 85.

La Hacienda militar viene constituida por el conjunto de bienes y derechos de índole patrimonial que el Estado pone a disposición de las Fuerzas Armadas para que éstas puedan cumplir con sus altos fines y misiones constitucionalmente asignados.

La tergiversación de los fines y misiones es lo que provoca la comisión de toda una serie de conductas calificadas como delitos, que van desde la simulación de necesidades para el servicio, pasando por el hurto, robo, apropiación indebida etc.

Son numerosísimos los casos que hemos llevado por esta figura delictiva de forma satisfactoria para nuestros clientes, no solo por el resultado sino por la dedicación y especialización en la materia que hace que no solo intervengan los abogados del área de penal sino también del área de Derecho Civil y de Mercantil.

Si te encuentras en una situación de este tipo y precisas de nuestros servicios ponte en contacto con nosotros, te asesoraremos desde el primer minuto sobre cómo actuar y superar este trance de la mejor manera posible.

Son numerosos los casos en los que hemos intervenido sobre todo por el repunte que propició la comisión de estos delitos como consecuencia de la crisis económica siendo muy abundantes las sentencias que se han dictado.

Es un delito que no entiende de edades ni de empleos, se da en todos los empleos y estamentos en mayor o menor medida.

En estos últimos años han tenido gran repercusión los delitos cometidos por oficiales y suboficiales por el fraude de las mudanzas al acceder al primer empleo al salir de las academias respectivas, así como otros diversos como venta de material obsoleto o destinado a la destrucción, que obviamente no se destruía.