Condena por delito doloso

Defiende tu empleo si has sido condenado por delito doloso.

Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Resolución de compromiso por delito doloso

Defiende tu empleo si has sido condenado por delito doloso.

Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Resolución de compromiso por delito doloso

Has tenido un juicio y has salido condenado por un delito doloso, en tu Unidad lo saben y solicitan al juzgado la sentencia y te abre un expediente de resolución de compromiso por delito doloso. Injusto es poco, y piensas que tiene esto que ver con mi trabajo, máxime si lo que motivó el juicio aconteció fuera de servicio.

No te preocupes, afortunadamente tiene solución, sobre todo desde que en el año 2014 se modificó el Régimen disciplinario, no tiene que ser la resolución del compromiso el resultado final del expediente que te han abierto, sino que lo podemos sustituir por una suspensión de empleo y sueldo, normalmente unos 6 meses, que ya está bien, pero por lo menos no pierdes tu trabajo.

Esta situación no hace más que poner de manifiesto una doble sanción por el hecho de ser funcionario con una consecuencia muy perjudicial para tu carrera profesional. Sanción incluso mucho más grave que la respuesta penal

Dicha situación la podemos calificar como injusta a todas luces por cuanto que nuestra legislación penal establece la posibilidad de suspensión de la ejecución de la condena si se dan una serie de requisitos, siendo el principal de todos ellos, el ser delincuente primario y que la condena sea inferior a dos años de prisión. Dicho de otra manera, podemos asistir a la suspensión de la condena y sin embargo sufrir las consecuencias de la misma con la resolución del compromiso.

Antes de la publicación del Régimen disciplinario de las FF.AA., dicha condena conllevaba irremediablemente la resolución del compromiso, después de dicha norma, se contempla la posibilidad de que no sea la resolución la única vía, sino que se permiten otras dependiendo de la concepción que del delito tenga el propio instructor del expediente de resolución, puesto que no hay una tabla tasada sobre que delitos provocan la resolución y que delitos provocan la suspensión de empleo.

En este estado de cosas y por nuestra experiencia podríamos hablar de delitos mas o menos feos, por ejemplo, el tráfico de drogas provoca si o si la resolución del compromiso. Con la misma virulencia, se tratan los delitos de pederastia y abuso y agresión sexual, existiendo dudas en relación a delitos menos malos como podría ser el delito de malos tratos, dependiendo de la sentencia en cuestión.

De esta manera la sentencia se erige como un elemento regidor de la decisión que el instructor pueda finalmente tomar, viéndose obligado el expedientado o entregar la referid sentencia en contra de su voluntad por entender que con ello se están violentando una serie de derechos que entran en franca colisión con el derecho necesidad que tiene el instructor de conocer los hechos probados de la sentencia y la condena impuesta por el órgano judicial correspondiente.

Este tipo de situaciones se da bastante a menudo y ello provoca que desde el despacho tengamos una especial sensibilidad y dedicación al objeto de tratar este tipo de asuntos ya que la resolución del compromiso es una sanción totalmente desproporcionada y añadida a la propia condena en cuestión con unos efectos no queridos por la norma penal.

No es objeto de estas líneas el defender o atacar la oportunidad de estos expedientes, pero es indudable que se produce una evidente discriminación respecto a otro tipo de funcionarios y ciudadanos.

Por tanto, si como consecuencia de la condena por delito doloso, se inicia un expediente de resolución cuanto más pronto solicites asistencia jurídica más probabilidades de poder ejercer una defensa efectiva tenemos, puesto que los plazos del procedimiento son muy cortos y el objetivo es intentar no llegar a la vía judicial, en evitación de grandes gastos y tardanza en la resolución.