Delito de acoso laboral militar

Si te investigan o eres objeto de acoso no sigas
sufriendo en silencio por esta situación. Llámame lo antes posible.


Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Delito de acoso laboral

Si te investigan o eres objeto de acoso no sigas
sufriendo en silencio por esta situación. Llámame lo antes posible.


Llamar al: 654 62 45 40 ¡Infórmate ahora!

Delito de acoso laboral

El vigente CPM, Ley Orgánica 14/2015, de 14 de octubre, ha configurado como delito el “acoso profesional”. En el Capítulo III, del Libro 2º, Título II, bajo la rúbrica de delitos contra la disciplina, el artículo 48 del CPM castiga con la pena de seis meses a cuatro años de prisión, pudiendo imponerse, además, la de pérdida de empleo.

Este delito se incluía antes de la reforma como una variante del abuso de autoridad pero en la actualidad tiene cuerpo propio siendo uno de los delitos que más se denuncian y cometen por una mala comprensión de lo que es el mando y su función.

No sigas sufriendo esta situación, tiene solución, mucho mas fácil de lo que te imaginas y con un beneficio inmediato, no solo en tu situación personal sino psíquica y mental. Llámanos y te asesoraré lo más rápido posible y te ayudare a superar este trance.

Incrimina el maltrato de obra, el trato degradante, inhumano o humillante, los actos de agresión o abusos sexuales, los actos de acoso tanto sexual y por razón de sexo como profesional, las amenazas, coacciones, injurias y calumnias, así como los atentados a la intimidad, dignidad personal y en el trabajo y los actos discriminatorios.

Dentro de éste Título, el artículo 50 sanciona con la pena de seis meses a dos años de prisión, al militar que, sin incurrir en los delitos de insulto a superior o abuso de autoridad, públicamente, en lugares afectos a las Fuerzas Armadas o a la Guardia Civil o en acto de servicio, impidiere o limitare arbitrariamente a otro militar el ejercicio de los derechos fundamentales o libertades públicas, realizare actos de acoso tanto sexual y por razón de sexo como profesional, le amenazare o coaccionare, le injuriare gravemente o le calumniare, atentare de modo grave contra su intimidad, dignidad personal o en el trabajo, realizara actos que supongan grave discriminación por razón de nacimiento, origen racial o étnico, sexo, orientación sexual, religión, convicciones, opinión, discapacidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Sin embargo, esta norma podría quedar en papel mojado si cada ejército regula de forma interna a través de instrucciones Técnicas, como es el caso de la IT 07/19 , procedimiento para la tramitación de las denuncias de acoso laboral en el ET, que solo tiene aplicación en el Ejército de Tierra, lo que crea un precedente nada satisfactorio pues no considera acoso laboral aquellas conductas que se producen desde una relación simétrica y de igual manera no se consideran como acoso, todas aquellas acciones violentas realizadas desde una situación prevalente de poder si no son realizadas de forma reiterada y prolongada en el tiempo, todo esto ha generado una lógica polémica.

Igualmente destaca la guía práctica para la víctima de acoso, realizada por el Ministerio de Defensa, que da una serie de pautas para que las militares víctimas de acoso conozcan y sepan la forma y manera de denunciar una situación de este tipo, así como los derechos que les asisten.

Son numerosas las situaciones que se puede dar en una situación de acoso sexual destacando las siguientes:

  • Contacto físico innecesario, rozamientos, palmaditas.
  • Observaciones sugerentes y desagradables, chistes y abusos verbales deliberados.
  • Invitaciones impúdicas.
  • Unos de imágenes y posters porngráficos.
  • Observación clandestina en vestuarios y aseos
  • Demanda de favores sexuales.

También se puede dar acoso por razón de sexo con el propósito de atentar contra la dignidad de una persona y de crear un entorno intimidatorio degradante y ofensivo. Sirviendo de ejemplo las siguientes conductas:

  • Comentarios despectivos por razón de genero
  • Demérito de la Valia profesional por el hecho de la maternidad o la paternidad.
  • Conductas hostiles hacia quienes ejerciten derechos de conciliación de la vida personal, familiar y profesional.
  • Minusvaloración, desprecio o aislamiento de quien no se comporte conforme a los roles socialmente asignados a su sexo.

No es objeto de esta pagina el ofrecer una guía de actuación ante determinadas conductas, pero si has llegado hasta aquí no estará de más el que sepas como actuar si eres víctima de una situación de este tipo.:

  • No dudes en acudir a tu mando directo, si no tiene relación con el caso o al más cercano en tu línea orgánica o a tu UPA o al Observatorio para la Igualdad entre mujeres y hombres en la Fuerzas Armadas.
  • No dudes en manifestar claramente tu disconformidad con las conductas constitutivas de acoso.
  • No toleres ninguna conducta que pueda degenerar en acoso.
  • No dudes en acudir al servicio médico o psicólogo.
  • No debes sentirte culpable. Es normal que te sientas deprimido, inferior, No lo dejes pasar pensando que ya mejorará, no lo hará. No pienses que es normal, que siempre ha sido así o que nada va a cambiar.
  • Por encima de todo, no dudes en denunciar.

Además de todo lo anterior debes de saber que existe una UNIDAD DE PROTECCIÓN FRENTE AL ACOSO, en cada Cuartel General que puede ofrecerte información más detallada sobre como proceder y cuando finalmente te decidas a interponer la denuncia ante el juzgado togado militar, te ayudaremos a confeccionar la denuncia y conformar la correspondiente acusación en defensa de tus intereses

Por ultimo la Instrucción nº 66/2019 de 10 de diciembre por la que se impulsan medidas en relación con el protocolo de actuación frente al acoso sexual y por razón de sexo en las FFAA